La historia de Casa Legacia es un tributo al regreso a las raíces y al orgullo por la cultura mexicana. Sandra Luquín, una mujer tapatía abogada y Maestra Tequilera, después de vivir 20 años en varios países y explorar diferentes culturas culinarias, sintió la llamada de su tierra natal y decidió compartir con el mundo los espirituosos de México.

Su experiencia multicultural y su amor por México se fusionaron en Casa Legacia, donde cada botella es un reflejo de la pasión y el orgullo por la rica tradición tequilera y mezcalera mexicanas. Con un profundo respeto por la artesanía y la calidad, Sandra ha creado tequilas y mezcales que capturan la esencia misma de México, llevando a los consumidores a un viaje sensorial a través de los sabores y aromas únicos de su tierra.

LEGACIA ofrece una gama de productos excepcionales entre tequilas y mezcales, que elevan las experiencias sensoriales culinarias a un nivel refinado. Las distintas características organolépticas de cada categoría desde un tequila blanco con notas a hierbas frescas y pimienta, hasta un extra añejo con notas a madera, caramelo y frutos secos,  así como las notas cítricas y tropicales de un mezcal tóbala o las notas minerales y florales de un mezcal tepeztate, llevan esta complejidad y equilibrio perfecto de aromas y sabores para degustarlos solos y en copa, poniendo estos espirituosos mexicanos a la altura de magníficos destilados de todo el mundo.

El diseño único de la botella y el tapón Legacia aportan el carácter elegante y sofisticado que distingue a la marca. Las botellas tienen colores y detalles que resaltan nuestra pasión y amor por la artesanía y la tradición mexicana, en cada edición especial honramos las técnicas de nuestros artesanos mexicanos.